viernes, 29 de enero de 2010

Día de la Paz.

Mañana es el día de la Paz. Cada 30 de Enero se conmemora el aniversario del asesinato de Mahadma Gandhi. Pero, tristemente, yo hoy no os voy a hablar de la paz, sino de la guerra. Guerras en países lejanos, claro, no vaya a salpicar a nuestra sociedad del bienestar.
Desde que finalizó la segunda guerra mundial, unos 30 millones de personas han perdido la vida en los diferentes conflictos armados que han sucedido en el planeta. Casi todos ellos en países muy pobres, que no fabrican armas, sino que gastan el poco dinero que tienen en comprárselas a los países ricos. Un 90%  de estas muertes han sido civiles.
El negocio de las armas mueve al año 847.500 millones de euros. La ayuda de los países desarrollados al tercer mundo es de 4500 millones: 190 veces menos (de acuerdo a los datos proporcionados por el  Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo, Stockholm International Peace Research Institute, SIPRI). Según estos mismos datos, España se coloca como el sexto país exportador mundial, por detrás de Estados Unidos, Rusia,  Alemania, Francia y el Reino Unido. Y el Gobierno lo autoriza, aunque los datos de las empresas implicadas es secreto. Lógico, ¿Qué creéis que pasaría con las acciones o los clientes del BBV y el  Banco de Santander si se demostrara lo que se dice en esta noticia? O los directivos de una empresa llamada Explosivos Alaveses, con sede en Madrid, que no creo que se pusieran muy contentos cuando  los de Green Peace extendieron en la fachada de sus instalaciones una pancarta con una foto de un niño mutilado por una bomba anti-persona.
Y, os preguntaréis, ¿cómo se puede permitir esto? ¿por qué no se prhohiben y ya está? Bastantes problemas tiene esos países como para gastarse el poco dinero que tienen en armas, en lugar de en desarrollarse. Pues mirad por qué: esta actividad representa el 1,53% de la producción industrial española; los 13.000 puestos de trabajo directos generados significaban el 0,44% de la población ocupada en el sector secundario; los 900 millones de euros exportados suponen el 0,50% de las ventas españolas al exterior. Vamos, que para reducir nuestra tasa de desempleo, no nos importa que se maten otros. Pero, eso si, que sea bien lejos, por favor. Y no sólo no se prohiben. Para terminar de indignarnos, leed esta noticia. Es de hace 3 días. 
Un dato de EE.UU: en el 2002, la Bolsa de Valores Americana creó el “Índice de defensa”, que recoge la cotización de 15 empresas que entre ellas venden el 80% del volumen del aprovisionamiento  del Departamento  de Defensa de los Estados Unidos. Su cotización tiene un pico en el 2002, coincidiendo con la guerra de Afganistán, cae cuando se terminó esta guerra, y vuelve a repuntar tras la invasión de Iraq. Está claro que la guerra es buena para la industria militar. Lo absolutamente denunciable es que en este proceso, algunos políticos se hayan enriquecido. Asi que, cuando seais vosotros los que tengáis dinero para invertir, no olvidéis lo que hablamos el curso pasado sobre las inversiones éticas. Feliz día de la PAZ.

No hay comentarios: